ShareThis

Latest News

Cañete, destino turístico del Perú y del mundo.

SIN CENSURA

SIN CENSURA
De lunes a viernes de 12 a 2 p.m. por Radio A1 88.7 F.M.

ASIA: OTRO AÑO SECO.

miércoles, 30 de marzo de 2016 , Posted by Paul Yactayo at 18:51


Una crónica de 1643, da cuenta que fray Juan de Valenzuela, cura de Coayllo y Mala, de la Orden de Los Predicadores, en una visita secreta al bachiller Rodrigo Gómez Bravo, capellán del Arzobispado y Visitador General Eclesiástico, le comenta que “en el vallecito de Asia hace siete años no baja agua por el río, y la gente con sus ganados y plantas se están muriendo de sed”. Tan prolongadas y extremas eran las sequías que Coayllo tuvo que cerrar sus funciones políticas-administrativas, y en su lugar, fueron transferidas a San Pedro de Mala. Esta afirmación está documentada en la memoria que dejó el corregidor Sarmiento de Sotomayor. Y al parecer, la historia se repite. Para entender estos episodios, es bueno saber, ¿Cómo apareció el agua en la Tierra? Con certeza, nació antes que todos los seres vivos, porque sin agua no hay vida. Y, ¿desaparecerá el agua de aquí? Es muy posible que sí, porque hay muchos lugares donde ya no existe ni una gota de agua, y cuando aquí desaparezca, desaparecerán todos los seres vivos. Y ¿A qué se debe la sequía en Asia? Muy simple, Asia no tiene nevados, ni lagunas, ni ríos con agua. Estamos en un desierto. Por razones climáticas, el agua se ha inclinado hacia otro sector del planeta, en otras palabras, el agua se da la vuelta dentro de la misma Tierra: se va y viene, una y otra vez, de manera cíclica. Esto quiere decir que algunas veces pueden tardar cada 7 años como dice la crónica. Otras veces cada 50 años, o incluso cada 200 años o más. ¿Y se puede hacer algo ante esta situación? Claro que sí. Primero es producir agua. Producir no es igual que consumir. Asia se ubica en un desierto de cara al Pacífico, entonces no le queda otra que desalinizar agua de mar. Y segundo, tiene que dejar de perforar pozos. La napa freática ya se agotó. El pozo campanero, uno de los que mayor cantidad de agua bombeaba al día, acaba de alertar su agotamiento y está a punto de cerrar. Igual sucede con otros pozos, como los de la Comunidad Campesina de Asia que de cinco pozos solo queda uno que todavía emite una pequeña lágrima de agua. Amén de la cantidad de pozos que se encuentran salinizados. Todo esto se debe a la falta de recarga en los acuíferos subterráneos. Sin lluvias, sin nevados, sin lagunas, y lo peor de todo, sin ideas claras, todo termina en un triste final. Tuvimos un Ñauñacu que no funciona. Si esos millones de soles se hubieran invertido en desalinizar agua de mar, Asia no tendría razones para padecer agua. Siendo positivo, todavía estamos a tiempo, el Gobierno Regional de Lima puede hacerlo, tal como la población le pidió al hoy gobernador Nelson Chui cuando estaba en campaña. De lo contrario, los agricultores de Asia se volverán leñadores. La muerte de sus frutales es inminente. Agua, por favor!

Currently have 0 comentarios:

Leave a Reply

Publicar un comentario

Cañete, te espera.